Esta semana os dejamos un truco para trabajar con prendas ligeras en nuestra máquina de coser que seguro os resultará de gran utilidad con vuestras prendas ligeras o vapororas como la seda o la gasa y que, en muchas ocasiones, son muy difíciles de domesticar en vuestros proyectos de costura con la máquina de coser.

Para poder manejar con mayor facilidad este tipo de telas y evitar los tan frecuentes enganchones y facilitar también el corte podemos usar el truco de la gelatina.

Consiste en impregnar la prenda de gelatina para que adquiera cierta rigidez que nos permita trabajar con ella y después eliminar dicha gelatina con un sencillo lavado.

Para ello diluiremos una cucharada de gelatina en medio litro de agua durante media hora, mientras tanto pondremos a hervir un litro de agua. Cuando llegue a la ebullición añadiremos la gelatina reposada. Después meteremos la tela en esta solución sin volver a calentar durante una hora. Pasado el tiempo sacaremos la tela y la pondremos a secar.

Con este truco podremos coser telas ligeras con mayor facilidad en nuestra máquina de coser.